¿Cómo saber si tus chakras están bloqueados o cerrados?

Si tenemos uno o más chakras cerrados tendremos un bloqueo de energía en nuestro cuerpo y por ende, también los órganos relacionados se podrían ver afectados. ¿Sabes detectar si tienes un chakra cerrado?

Para quienes somos terapeutas es normal tratar a pacientes con síntomas tanto emocionales y físicos que al evaluar, notamos que se trata de un bloqueo o cierre de sus chakras que está perjudicando el flujo de su energía vital. No obstante, a través de un simple test, es posible para todos detectar si esto está ocurriendo.

Los chakras son vórtices energéticos, cada uno de ellos tiene relación con nuestro ser, así como también con temas físicos, emocionales o mentales. De ahí la importancia de ellos y su correcto flujo de energía para evitar desequilibrios.

Cuando los chakras están en correcto funcionamiento hay una sensación de bienestar general, nos sentimos en sintonía con el universo y al mantenernos en ese estado los chakras se abren para recibir la energía universal del amor. Es decir, ellos brillan si estamos bien y como un gran círculo, si estamos mal ellos lo están.

El lenguaje de los chakras:

Primer chakra (Raíz): Yo tengo derecho a tener

Segundo chakra (Sacro): Yo tengo derecho a sentir

Tercer chakra (Plexo solar): Yo tengo derecho a obrar

Cuarto chakra (Corazón): Yo tengo derecho a amar y ser amado

Quinto chakra (Garganta): Yo tengo derecho a decir y escuchar la verdad

Sexto chakra (Tercer ojo): Yo tengo derecho a ver

Séptimo chakra (Corona): Yo tengo derecho a saber

Una vez que sabemos lo que cada chakra representa podemos hacernos algunas preguntas para evaluar en qué condición se encuentra cada uno de ellos. Si respondemos NO o tenemos dudas probablemente tengamos un chakra cerrado o bloqueado, lo cual nos permitirá buscar formas de trabajar y comprender el por qué de ciertas emociones u órganos afectados.

Test para saber si tenemos chakras bloqueados

Chakra Raíz: ¿Me siento en casa aquí? ¿Tengo un fuerte deseo de vivir? ¿Me siento vibrante, saludable? ¿Amo mi cuerpo y lo aprecio como un tesoro? ¿Soy una persona con alta energía?

Chakra Sacro: ¿Tengo un impulso sexual saludable? ¿Puedo expresarme sexualmente, dar y recibir placer? ¿Me siento sexualmente pleno?

Chakra Plexo solar: ¿Tengo la capacidad de tomar decisiones y actuar sobre ellas? ¿Estoy conciente de mis emociones y puedo controlarlas? ¿Sé lo que quiero y tengo confianza en manifestarlo? ¿Estoy emocionalmente satisfecho?

Chakra Corazón: ¿Me amo a mí, a mi familia y amigos? ¿Tengo un fuerte sentimiento de compasión hacia los seres vivos? ¿Puedo aceptar a los demás como son? ¿Espero lo mejor de la gente y busco lo mejor de ellos?

Chakra Garganta: ¿Puedo expresarme con facilidad? ¿Asumo la responsabilidad de mi vida sin culpar a otros? ¿Hago las cosas prácticas que tengo que hacer para estar saludable, feliz, etc.? ¿Me siento digno de recompensa por mis esfuerzos? ¿Tengo fe en mí, en asumir riesgos, aceptar desafíos y crear vías para realizarlos?

Chakra Tercer ojo: ¿Estoy mentalmente fuerte y capaz de resolver? ¿Tengo muchas ideas y tomo medidas para llevarlas a la realidad? ¿Soy capaz de visualizar metas y sueños?

Chakra Corona: ¿Me siento como parte de algo maravilloso? ¿Estoy o me siento conectado con Dios, el Universo, etc.? ¿Siento que mi vida tiene un propósito? ¿Soy capaz de verme con honestidad y aprender de las experiencias para desarrollar sabiduría?

Qué significan los chakras bloqueados

Cuando ya tenemos claro qué chakra está afectado, es importante saber el significado o de qué forma nos afecta.

Primer chakra: la persona se encuentra con su voluntad o ganas de vivir disminuida, así como desvitalizada. Sentimientos de miedo.

Segundo chakra: dificultad para dar y recibir amor, falta de potencia sexual. En su aspecto emocional provoca aislamiento.

Tercer chakra: dificultad para sentir, se provoca un bloqueo de los sentimientos, poca o nula aceptación se sí mismo. Rechazo personal, desinterés por él o los demás. En lo emocional afecta directamente con la autoestima.

Cuarto chakra: problemas para amar sin esperar nada a cambio, ausencia de propósitos. En lo emocional afecta dejando desesperación.

Quinto chakra: la persona no puede comunicarse ni hacerse cargo de su vida, se siente frustrado. En lo emocional afecta construyendo palabras negativas.

Sexto chakra: confusión, ideas bloqueadas o ausencia de ellas. Afecta dando depresión.

Séptimo chakra: la persona no logra conectar con su ser superior o divinidad, no pudiendo traerlo a su cuerpo físico. En lo emocional provoca ira.

Para equilibrar cada chakra hay que trabajar con uno a la vez para superar de manera correcta los bloqueos. Una vez que tenemos claro lo que nos está afectando podemos entrar en acción para revertir esto enfocándonos en tener o construir los sentimientos contrarios a los bloqueos o si sentimos que esto no es suficiente, ponernos en manos de un terapeuta que nos ayude.

¿Qué son los ataques energéticos y cómo protegernos?

Ataques energéticos. ¿Te sientes agotado, tienes pesadillas, tu comportamiento cambia, sientes dolores inexplicables o enfermaste y no tienes un diagnóstico médico? Entonces quizás puedas estar siendo victima de un ataque energético.

Mucho hemos oído hablar del “mal de ojo”, el cual se da sobre todo en los niños. No obstante, este artículo habla de los “ataques energéticos” que es algo más grave que un mal de ojo y que podría causar no sólo problemas emocionales, sino que incluso físicos. Pero antes de continuar, debemos explicar lo que son estos ataques.

Ataques energéticos

Si bien muchas personas no creen en la existencia de estos fenómenos, pues no hay evidencia científica que los respalde, otros sí les otorgan importancia. Para el sitio Mundo Esotérico Paranormal, un ataque psíquico o energético es la “manipulación de energías y fuerzas sobrenaturales… que ocurren cuando ciertas vibraciones energéticas oscuras son enviadas por un individuo o ser a su víctima para crear disturbios en su cuerpo energético y físico”.

Para ellos, esta energía negativa puede ser enviada no sólo por una persona, sino que también por entidades o inclusive por pensamientos negativos hacia nuestra persona, que pueden ser conscientes para hacer daño. Esto ocurre fundamentalmente por celos, envidia, sentimientos de rabia, etc.

Por otra parte, se considera que este tipo de ataques también pueden ser producidos, según menciona el mismo sitio y spiritualinsight, por entidades o espíritus oscuros, que tienen la capacidad de entrar o transitar por los cuerpos físicos y auras. Afectando el comportamiento y hasta la salud de la persona.

¿Es posible que los pensamientos nos hagan daño?

Los pensamientos son tan poderosos que pueden materializarse, para bien o para mal. De ahí que los ataques energéticos se consideran muy peligrosos y no necesariamente tiene que ver con algún tipo de “ritual”.

Síntomas de un ataque energético

En los sitios antes mencionados, dan algunas claves para evaluar si somos víctimas de un ataque energético. Empero, primero debemos aclarar que, si estamos atravesando por un cuadro de salud, debemos primero descartar alguna enfermedad con un profesional de la salud.

1 Sueñas, ves o sientes a tu atacante

2 Tienes pesadillas aterradoras o repetitivas

3 Te sientes cansado, agotado y sin razón aparente

4 Tienes dolores en una misma zona y de manera regular

5 Sufres de enfermedades o dolores en tus puntos débiles

6 Tienes sentimientos de miedo o angustia sin explicación

7 Falta de concentración excesiva y pérdida de interés en tus labores diarias

8 Fuertes dolores de cabeza, nauseas, vómitos o fiebre

9 Te cuestionas tus objetivos en la vida

10 Sensación que te miran o que no estás solo

11 Ver o sentir sombras, presencias, etc.

12 Sentimientos de depresión

13 Sentimientos o pensamientos de suicidio, ataques al corazón o muerte

Algunos de estos síntomas se podrían manifestar de forma repentina y durar algunos días o prolongarse en el tiempo. Por otra parte, hay que aclarar que una vez somos conscientes que estamos siendo víctimas de un ataque energético, éste pierde parte de su poder y se debilita en un 75%, según publica Mundo Esotérico.

¿Cómo protegernos ante estos ataques?

Ser emocionalmente fuertes y estables Pedir ayuda a nuestros guías y protectores Visualizar que una luz blanca y dorada nos envuelve No enviar negatividad a nuestro atacante si sabemos quien es Otra medida es llevar un espejo con nosotros mirando hacia afuera, que funcionará con efecto rebote Invoca a San Miguel Arcángel y visualiza que sus alas te cubren a ti y tus seres queridos Coloca imágenes de San Miguel en todas las habitaciones y di: “San Miguel Arcángel delante de mi, San Miguel atrás de mi, San Miguel a mi derecha, San Miguel a mi izquierda, San Miguel arriba de mi, San Miguel debajo de mi, San Miguel al centro de mi, San Miguel alrededor de mi” Aléjate de las adicciones, ya que las entidades tienden a atacar a quienes las sufren Adopta idealmente un gato, que son quienes absorben la energía negativa Mantén una actitud positiva y aléjate de personas conflictivas o negativas Mantén una buena alimentación Mantente saludable, ya que los ataques energéticos afectan a los más débiles de salud física o mental.

Finalmente debemos recordar que todo vuelve a su origen. Por lo tanto, si somos conscientes de quien nos está dañando, debemos saber que lo que enviamos lo recibimos de vuelta tarde o temprano.